Los 10 Consejos para Dolor de Muelas

A la hora de prevenir y aliviar el dolor dental, hay una serie de sencillas recomendaciones que podemos poner en práctica para vernos libres de éste mal, o al menos colocarnos en la mejor posición posible para tratar de evitarlo. Entre ellos destacan:

1. Acudir al dentista: Cuando tenemos un dolor de muelas, es necesario acudir al especialista para que determine la causa, ya que puede haber sucedido por varios motivos y él mejor que nadie puede ponerle la solución más indicada.

2. No automedicarse: Muchos de los tratamientos pueden ser inefectivos y en ocasiones pueden presentar efectos secundarios desagradables si se toman de forma irresponsable. Sobre todo hay que tener especial cuidado con los antibióticos, ya que si se consumen sin necesidad pueden contribuir a que los microorganismos que forman placa bacteriana normal de la boca se vuelvan resistentes a ellos, perdiendo gran parte de su capacidad curativa y no actuando correctamente cuando sean necesarios.

 


3. No consumir alimentos demasiado dulces
, ni tampoco aquellos con temperaturas extremas, como los muy calientes o muy fríos, ya que cuando la sensibilidad de los dientes se ve aumentada como en el caso de las caries o las fracturas dentales, la sensación dolorosa se convierta en algo mucho más intenso.

4. Realizar ejercicio físico: El deporte, además de sus numerosos beneficios sobre el organismo, tiene la capacidad de producir endorfinas, que son unas sustancias que produce el cuerpo de manera natural y que contribuyen a aliviar el dolor. Por ello realizar ejercicio moderado en aquellos casos en los que el dolor está provocado por una causa exclusivamente dental puede reducir la intensidad de la sensación dolorosa.


5. Cambiar la consistencia de la dieta:
Cuando se sufre de dolor de muelas, la dieta es una de los factores que hay que vigilar con más cuidado. Los dientes se encuentran en una fase sensible, por lo que hay que evitar cualquier alimento que requiera de trabajo para masticar, sustituyéndolos por otros más blandos, como pueden ser purés, sopas y caldos o gelatinas, por ejemplo.

Además, masticar con la zona en la que se encuentra la muela que causa el dolor no suele ser buena idea, por lo que es preferible hacerlo con la parte sana de la boca.


6. Mantener una adecuada higiene dental:
Si no se cuidan los dientes como es debido aumentan mucho las posibilidades de padecer un dolor de muelas. Hay que tratar de mantener una higiene dental adecuada, cepillando los dientes después de cada comida, siendo tres el número de cepillados diarios recomendados (tras el desayuno, comida y cena). Además, es preferible utilizar una pasta de dientes adecuada e hilo dental para limpiar los espacios entre los dientes al menos una vez al día.


7. Acudir a las revisiones periódicas con el dentista:
Al menos dos veces al año es necesario acudir al dentista para que valore las necesidades de nuestra boca. Aunque vigilemos la higiene dental, en ocasiones hay factores que se escapan a nuestro control. El dentista se encargará de detectarlos y ponerles solución antes de que aparezca el dolor de muelas.


8. Evitar el consumo de alcohol y tabaco:
Estas dos sustancias influyen de manera muy negativa sobre la salud, pero actúan de manera especialmente negativa sobre las encías y tejidos de la boca, pudiendo incluso llegar a producir cáncer en esta zona. Eliminar su consumo de nuestros hábitos diarios puede ser una buena forma de prevenir la aparición del dolor de muelas.


9. Aplicar hielo si el dolor es muy intenso:
Una de las propiedades del hielo es la de disminuir la sensación dolorosa. Aplicar sobre el lado de la cara una bolsa de hielo puede aliviarnos cuando el dolor es muy intenso. Nunca hay que aplicar hielo directamente sobre el diente, ya que aumentará la sensación de dolor, ni directamente sobre la piel, puesto que puede producir quemaduras por congelación. Lo ideal es utilizarlo envuelto en un paño o en una bolsa especial para ello.


10.Utilizar protectores bucales
si se realizan actividades que pueden lesionar los dientes: Algunos deportes de contacto, como el rugby o algunas artes marciales, tienen un riesgo mayor de provocar lesiones en los dientes por un golpe o un descuido. Una de las maneras más efectivas de evitarlo es emplear un protector bucal, que se venden en la mayoría de tiendas de deporte, para prevenir lesiones tales como roturas o fisuras en las piezas dentales.

comments powered by Disqus