Todo sobre el Dolor de Muelas

¿Qué es el Dolor de Muelas?

El dolor de muelas es uno de los más intensos y molestos que existen. Normalmente, es el indicativo de que una pieza dental está dañada y, por lo tanto, de que es momento de acudir al dentista para lograr paliarlo. Aunque está causado por problemas en una o varias piezas dentales, este dolor no se siente en la superficie del diente, sino en la pulpa, es decir, a una mayor profundidad. En ocasiones, cuando ya es demasiado intenso, puede ser difícil determinar cuál es su origen, de ahí que sea fundamental acudir a un odontólogo para que reviste nuestra dentadura. Si bien posteriormente determinaremos una serie de causas exactas del dolor de muelas, en líneas generales se puede decir que está causado por un proceso infeccioso o por uno inflamatorio.

Entre ellos, quizá la causa más común sea la caries, una enfermedad muy habitual que genera la destrucción de los tejidos del diente y, cuando está en un estado muy avanzado, causa un dolor muy agudo. Generalmente, la caries está causada por una higiene dental deficiente, de ahí que muchas veces el mejor remedio contra el dolor de muelas sea realizar una completa limpieza diaria de la boca. Es una acción extremadamente sencilla que evitará el surgimiento de problemas futuros. Por lo general, los expertos consideran que existen dos tipos de dolor de muelas:

Dolor dentario: Es el que está asociado con la sensibilidad dental. Se origina cuando entra en contacto con una pieza sana o dañada una bebida o alimento muy frío o muy caliente. Dura aproximadamente unos segundos y puede ir acompañado de molestias en la zona de la frente.

Dolor pulpar: Es el que está asociado a algún daño en la raíz de la pieza dental. Suele ser agudo y crónico; y en muchas ocasiones sólo se soluciona con la extracción de la muela dañada e, incluso, con la “desvitalización” del nervio de su zona. Este dolor puede comenzar con un fuerte pinchazo o simplemente de forma leve, para posteriormente incrementarse. Por otra parte, suele ser más intenso en el momento de acostarnos y, cuando gana en fuerza, se puede expandir a otras zonas de la cara.

Partes de una Muela

parte de una muela

 

 

 

 

 

 

 


Antes de continuar con la exposición, resultará muy instructivo explicar cuáles son las partes de las que consta una muela, pues de esa manera podrás hacerte una mejor idea de su estructura en las posteriores partes del texto. Por lo general, esta pieza está formada por los siguientes elementos:

Esmalte: Es el tejido más duro del cuerpo humano, pues está mineralizado, es decir, presenta una estructura muy sólida y es muy difícil que se quiebre. Forma la capa exterior de una muela, la que puedes ver de un color blanquecino a simple vista. Es brillante, traslúcido y por él no pasan terminaciones nerviosas. ¿Qué significa esto? Que nunca será el foco del dolor.

Dentina: También es un tejido mineralizado, pero de una menor dureza que el del esmalte. Es la responsable de proporcionar a éste el color y la elasticidad.

Pulpa dentaria: En esta parte de la muela se encuentran los vasos sanguíneos que conducen la sangre hacia el diente. También los nervios que dotan de sensibilidad al diente.

Cemento dental: Es una capa sólida y amarilla que protege la dentina en la parte inferior del diente, es decir, en su raíz. ¿Cuál es su cometido principal? Unir la muela con la mandíbula.

Hueso alveolar: Es la zona del hueso de la mandíbula donde se ubican las muelas.

Corona: Bajo esta denominación se conoce a la parte del diente que se encuentra por encima de la encía, es decir, la visible. Está recubierta por el esmalte.

Raíz: Básicamente, es la parte de la pieza dental que no se ve. Su principal función es la de anclar la muela al hueso maxilar.

Cuello: Es la parte que une la corona y la raíz.

comments powered by Disqus